SCM – Definición y rol del controller

Definición

SCM es la abreviatura de Suply Chain Management, lo que en castellano llamamos Gestión de Cadena de Suministro. El proceso de SCM comprende desde la materia prima hasta el cliente final, tanto dentro de una misma empresa, como entre empresas distintas.

La cadena de suministro se puede dividir en tres flujos principales:

  • Productos
  • Información
  • Financiero

SCM abarca la planificación integrada y la ejecución de procesos necesarios para optimizar el flujo de materiales, información y capital financiero en las áreas que incluyen planificación de la demanda, abastecimiento, producción, gestión de inventarios y almacenamiento y, logística.

Responsable

Como responsable de esta gestión tenemos al Supply Chain Manager o, bien al controller. El controller tiene una visión más amplia, ya que coordina, en la mayoría de casos, a casi todas las áreas de la empresa. Es de las pocas figuras en la organización, por no decir la única, que tiene una visión global cuantificada de lo que supone cualquier decisión en la empresa.

Logística vs SCM

Los términos gestión de cadena de suministro y logística, a menudo se confunden, y hasta incluso, se usan como sinónimos. Sin embargo, la logística es un componente de SCM. Esta se enfoca en mover un producto o material de un lugar a otro del modo correcto. Gestiona actividades como el embalaje, el transporte, la distribución, el almacenamiento y la entrega.

Por otra parte, SCM involucra una gama más amplia de actividades, tales como el abastecimiento estratégico de materia primas, la negociación de precios en materiales, y la coordinación de esfuerzos, etc…

Beneficios

La gestión de la cadena de suministro crea eficiencias, aumenta las ganancias, reduce los costes y aumenta la colaboración. En definitiva, permite a las empresas administrar mejor la demanda. Tener el inventario correcto en tiempo y forma es uno de los beneficios más importantes que produce. En la mayoría de empresas cualquier coste comparado con el coste de producto es irrisorio. Por eso es fundamental ser eficientes al mismo nivel que eficaces. Alinear a todos los puntos de la cadena de suministro para conseguir los siguientes beneficios:

  • Mejor servicio al cliente y aportación de valor. El servicio al cliente se puede mejorar a través de una mayor disponibilidad de inventario, mejores rendimientos en las entregas, mayores tasas de pedidos y menores costes de postventa.
  • Activo utilizado: la utilización de los activos se puede maximizar aumentando las rotaciones de inventario y alineando estrechamente la oferta y la demanda.
  • Los dos puntos anteriores redundan en un incremento de ventas y rentabilidad.

En definitiva, es una gestión tan difícil como necesaria. ¿Cómo está gestionado el SCM en tu empresa?

Imagen: Pixabay

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.